14.12.2015

Casa Bermingham-Longwater

“Tenemos una necesidad mental de caer en la cuenta de estar enraizados en la continuidad del tiempo, y en el mundo artificial es cometido de la arquitectura facilitar esta experiencia.” Juhani Pallasma, Los Ojos de la Piel.

Hace sesenta años el filósofo y fenomenólogo Gaston Bachelard escribió en su obra “La Poética del Espacio”, que “nuestra casa es nuestra esquina del mundo…nuestro primer universo, un verdadero cosmos en todos los sentidos de la palabra”. En mi caso, mi primer universo y verdadero cosmos fue Gamboa, un pueblo canalero ubicado en el bosque húmedo tropical en la confluencia del Rio Chagres y el Canal de Panamá en la Zona del Canal de Panamá, un enclave norteamericano de unos 1,200 km2 que fue financiado, diseñado, construido y operado por el gobierno de Estados Unidos durante casi un siglo, entre 1903 y 1999.

En 2005 fuimos invitados a diseñar una residencia unifamiliar en Gamboa, sobre los restos de una estructura multi-familiar construida en la década de 1930 que había sido irremediablemente dañada durante la invasión norteamericana de Panamá en 1989. De la que era originalmente una estructura de concreto y madera de tres niveles, solamente la estructura de la planta baja, de columnas y vigas de concreto armado, había sobrevivido a la agresión. Yo había pasado parte de mi adolescencia en ese lugar y recordaba la experiencia multi- sensorial que era vivir allí- el ritmo de los intensos aguaceros que caían sobre el techo de zinc en la época lluviosa y las brisas secas del verano que invadían pacíficamente la casa por las ventanas abiertas, el sonido de los cláxones de las naves navegando por el canal y los silbatos del tren que conducía del Atlántico al Pacifico, las manadas de aves que alborotaban el jardín todas las mañanas y atardeceres, y los olores que emanaban de la selva tropical que nos envolvía como un manto impenetrable, incomprensible e inexplicable. Afortunadamente, era una experiencia que también habían vivido plenamente los clientes y juntos decidimos desde nuestro primer encuentro que la casa debía perpetuar esas experiencias multisensoriales que compartíamos, respetando la herencia arquitectónica del pueblo sin recurrir a la construcción de una réplica de la misma.

Dado el gran tamaño de la estructura original decidimos que las áreas residenciales cerradas ocuparían solamente la cuarta parte del área disponible, con el setenta y cinco por ciento restantes reservados para funciones complementarias y patios donde sembramos varias especies nativos de árboles y cubre suelos para absorber el calor solar e inducir la ventilación natural de la estructura. En la planta baja las entradas principales, los cuartos de juego y recamaras para tres niños, un garaje, lavandería, depósito y taller están ubicados entorno a los patios ajardinados, mientras que la sala y comedor, cocina, terrazas, piscina y un baño japonés están ubicados en el segundo nivel, con la recámara de los padres en el tercero, desde donde
disfrutan las impresionantes vistas del Canal de Panamá en la distancia.

Con el propósito de asegurar el perímetro de la casa y facilitar la ventilación natural y el aislamiento térmico de los espacios interiores, la planta baja ha sido revestida con paredes de acrílico traslucidos y persianas fijas de madera recuperada de casas demolidas de la antigua Zona del Canal, mientras que el resto de la casa ha sido revestida con paneles fijos, persianas operables y puertas corredizas de teca que se “afinan” según las condiciones climáticas para capturar la luz y las brisas prevalecientes o para protegerse de los aguaceros, sol e insectos, o más aun, sencillamente para estar en sintonía con la naturaleza de este singular universo y verdadero cosmos en todos los sentidos de la palabra.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas