21.4.2016

Campus Ecopark de UDLA

El proyecto consiste en un nuevo campus para la Universidad de las Américas de Ecuador ante el rápido crecimiento de su alumnado que logró colmar en pocos años el primer edificio que, próximo a este sector de Quito, habían proyectado los mismos arquitectos.

El nuevo edificio está ubicado en la ladera de una antigua quebrada próxima a un parque de carácter ecológico. El programa contempla facilidades para atender 5.000 alumnos en forma simultánea en cuatro facultades. Contempla auditorio, biblioteca, 2 cafeterías, sala de exposición, salas de computación, laboratorios, salas de clases, set de TV y video, oficinas directivas y administrativas, aparte de estacionamiento para 300 automóviles. El partido general escogido por los arquitectos organiza el programa de 35.000 m2 en forma de dos volúmenes superpuestos y escalonados. Estos volúmenes están perforados por dos patios de seis plantas de altura en el volumen superior. El conjunto tiene un complejo sistema de circulaciones verticales en torno a dos patios cubiertos. El patio Amazonia y el patio Andino. Uno de ellos concentra las escaleras mecánicas y se transforma en el lugar de encuentro de la comunidad universitaria.

En el desarrollo de este proyecto se ha tenido un cuidado especial por el medio ambiente. La arquitectura propuesta busca maximizar el uso de sistemas pasivos de control energitérmico aprovechando las características propias del lugar. Específicamente se contempla lo siguiente:

• La ventilación de los edificios cuenta con aperturas superiores e inferiores, de manera de producir una corriente ascendente que arrastra el aire viciado del interior del recinto.

• El edificio, por su configuración espacial, permite aprovechar al máximo la iluminación natural tanto por las ventanas exteriores como por la luz que penetra por los patios cubiertos. Energéticamente es un edificio altamente eficiente ya que toda la iluminación artificial es mediante equipos LED de bajo consumo y cuenta con paneles fotovoltaicos que aportan el 10% del consumo eléctrico. El uso de aire acondicionado y calefacción es mínimo.

• En alcantarillado se contempla un circuito de aguas servidas que son conducidas a una planta de tratamiento donde se filtra el agua la cual sirve para regar el pequeño bosque ubicado en la zona deportiva del campus.

• El requerimiento funcional de máxima flexibilidad se logra a través de plantas libres y un sistema circulatorio simple y eficaz. Las circulaciones verticales sirven como puntos de referencia y remate visual de cada uno de los patios. Para mejorar la accesibilidad de académicos y alumnos a los pisos superiores se ha previsto una escalera mecánica, aparte de escaleras  normales que van entrelazadas de modo de producir una “promenade architectural” vertical.

El volumen total es concebido como dos cajas que se entrecruzan formando los dos patios. La fachada se compone de paños alternados de cristales transparentes, traslúcidos y paños de bloques revestidos en piedra natural de color ocre. El perímetro del edificio es un jardín con césped y arbustos que permiten optimizar las vistas y atenuar la radiación solar en verano. Hacia la calle Nayón se han dispuesto los espacios más propios del estar al aire libre produciendo una plazuela verde que acoge el acceso principal. El zócalo o subterráneo acoge el programa destinado a estacionamientos de automóviles y dependencias de servicio.

Estructuralmente el edificio es una caja asísmica en base a columnas, vigas y losas de hormigón armado que se arriostran mediante muros diafragma también de hormigón armado. Todas las losas son nervadas para reducir la vibración y mejorar el comportamiento acústico entre los pisos.

El tema del sol ha sido un importante factor de diseño por tratarse de un edificio en la linea del Ecuador. Por una parte ha sido vital para la distribución de la luz natural. Pero tambien el edificio utiliza la trayectoria del sol para celebrar su posición singular del planeta. El salón del Equinoccio, o sala de consejo universitario, tiene en su centro un tubo de acero de 5 metros de alto que hace que el sol penetre verticalmente en solo dos ocasiones del año. Cada 21 de marzo al mediodía, un rayo de sol entra verticalmente inundando de luz la sala durante 45 segundos para luego desaparecer y volver el 22 de septiembre siguiente marcando así el paso del sol hacia el hemisferio norte o sur.

Para poder subir obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder solicitar la creación de un grupo es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder guardar en favoritos es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder valorar obras es necesario acceder con una cuenta ARQA

Para poder agregar a este usuario a tu red de contactos es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Para poder enviarle un mensaje a este usuario es necesario que acceder con una cuenta ARQA

Ir a la barra de herramientas